Páginas

18 de septiembre de 2011

EL PUENTE DE LOS EXTRAÑOS



Y así acabó todo o quizás así hubiera debido acabar todo. Nunca pudo llegar a saberlo. La tarde tranquila. El sol, pendiente aún de refugiarse en el ocaso de sus horas, empezando a cargar con el peso del atardecer. Y él… Él con paso lento. Suave. Sin prisas. Dejando que cada paso se sucediera a sí mismo en una intermitente sucesión de huellas sin dueño. Un rítmico goteo de voluntades anónimas que le conducía, al amparo de la liviandad de los primeros días de otoño, sin rumbo fijo ni destino final. Una imperceptible brisa mecía sus recuerdos arrinconados en forma de hojas muertas. Pero él no lo sabía. Lo desconocía. Sólo caminaba, tranquilo, como la tarde. Sólo paseaba su soledad sin amargura. Sin percibir el vacío que contagiaba cada movimiento. La dulce inercia de saberse solo, de vivirse solo. El sosegado ejercicio de digerir que nadie le esperaba y a nadie importaba. Como sentía él. Nadie importaba. A nadie esperaba...

A veces hacía un alto en el camino. Llevaba unos años notando que el tiempo se abrazaba a él en un gesto de surcos y arrugas mimosas. Necesitaba ese pequeño alto. Detenía el paso. Levantaba la vista y observaba. No sabía bien qué. Miraba, sin ver. Buscando sin buscar. Y en cada acechanza, en cada mirada, encontraba siempre la niebla del pasado.
¿Continuará?...

13 comentarios:

  1. ¡Ojalá y su pasado no sea perjudicial para la salud, como el fumar!
    Hoy hay palabras de un poeta por estos lares... ¡Quieras tú o no quieras! ¡Arrancadas a dentelladas al Otoño que se aproxima feroz!
    Precioso poema, amigo... Bss... de hojarasca...

    ResponderEliminar
  2. ¡No te atrevas a no continuarlo! Quiero saber más, quién es y lo que esconde... Ya sé, ya, que mantener el misterio es... mantener el interés pero yo quiero seguir leyendo estas frases tan musicales.

    Besitos

    ResponderEliminar
  3. El pasado deja una huella muy marcada pero hay que saber dejarla atrás y conseguir poco apoco que el viento y la lluvia la hagan mas suave. Busca sin buscar y encontraras sin querer. La vida es así de caprichosa.
    Nos pones la miel en los labios y nos la quitas…espero que pronto volvamos a saborear el “continuara” de esta historia.
    Un bessito
    MEN
    p.d. hoy bloger me tiene castigada

    ResponderEliminar
  4. Hola, vecin@, en mi casa tengo un “cariño” para ti y me encantaría que lo disfrutaras a tu manera. Un bessito

    ResponderEliminar
  5. A veces no hay cosa mejor que pasear por la vida para tener esos momentos de paz y reflexión.
    Deberia seguir caminando aunque nadie le espere en ningún lugar. Solo para poder descansar, luego, más tarde.

    Un beso :) te seguiré de cerca.

    ResponderEliminar
  6. Todos estamos solos. La única diferencia es que algunos lo saben y otros no. Digerir que nadie te espera es duro. Saber que no hay que dar explicaciones a nadie es liberador.

    Un beso

    ResponderEliminar
  7. Hola Ramón (o Pablo, no sé) acabo de descubrirte gracias a tu comentario. He de decirte que odio tremendamente que me dejen a medias, hay que avisar, ahora tendré que suplicarte a diario que termines lo que empezaste hasta que lo consiga. Una tortura.

    Veo que Imilce es de las mías. Te arrepentirás del "continuará"

    ResponderEliminar
  8. Muy bonito el relato.
    Caminando solo en el tiempo sin rumbo fijo..los surcos de las arrugas se hacían cada momento mas.
    Precioso me ha encantado
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias JValentina. Sin rumbo. Sin futuro. Con pasado...

      Eliminar
  9. A pequeños sorbos quiero beberme el placer de leer lo que escribes. A pequeños sorbos me repone tu lectura y me anima a continuar con algo que quiero pero no veo el momento de empezar. Seguiré bebiendo de... a sorbitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anímate Ana... Cada día, en una expereincia así, es un paso adelante o atrás -igual da-... Es movimiento... Crear a borbotones o acuentagotas... Dejar que crezca y salga de dentro de uno, para que sea TÚ mismo, para forma parte de UNO y, al mismo tiempo, ser de todos...Compartir... Aprender... Vivir...

      Eliminar