Páginas

10 de enero de 2011

FRACASO

No resulta fácil asimilar que nos equivocamos.
Que somos falibles lo sabemos.
Que tropezamos y caemos y hundimos las manos en el fango de nuestra miseria, hasta sacarlas manchadas de nosotros mismos… también... También lo sabemos...
Como percibimos y sentimos y aprendemos, de la peor manera posible, a veces de la única manera posible,  que hemos de levantarnos y seguir... Lamiendo y relamiendo las heridas.... una y otra vez, sin descanso, sin tregua... Deseando, casi rogando, que asome la cicatriz capaz de secar la llaga por donde escapa el dolor… la culpa...
Pero conocerlo no asegura la respuesta ni proporciona la solución.
No es fácil.... No resulta fácil…
Y un buen día, acostumbrado a "pensar" TODO... todos y cada uno de los actos, propios y ajenos.... Habituado a vivir analizando, desmenuzando, desentrañando las causas y las consecuencias, calibrando los riesgos....
Habituado a vivir sin vivir…
Un buen día, hastiado de no ver el horizonte sino sólo el tramo, la piedra del camino donde asentar el pie para no caer… un día, ¿por qué? “oh por qué!! hastiado de tanto hastío, levantas la mirada y decides, crees, sientes, que es la hora, que ha llegado la hora de no pensar… que ha llegado ya el tiempo de ver el camino en su grandeza, en su magnitud…  el tiempo de abandonar el paso corto, de dejar de ver cada una de las huellas marcadas y descubrir el recorrido, el paisaje entero.
Decides… crees… sientes… que ha llegado el tiempo de vivir….
Y esa única vez en que cambias el patrón del viaje, esa vez única te mira a la cara y con el revés te da una bofetada  tan cruel que restalla en el alma.
Esa vez única descubres, triste y dolorosamente, que escogiste el camino equivocado… que el camino no es para ti…. Que ese no es tu camino… ni es tu forma de caminar…. Y que ese esbozo de pasos no son sino una ilusión, vana y estéril… Y debes desandar lo andado, destruir lo construido y empezar desde el más silencioso y frío de los principios, el del error… el de la incertidumbre…. el del desconcierto…. Vacío y soledad a manos llenas…
Y aún peor, por ignorancia dejaste que te acompañaran, que recogieran tu mano, que tiraran de ti hacia delante, sin saber que no hay manos para ti… Que no te toca… Que no debes…. Sin saber, sin imaginar, que tus pasos no tienen sombra… no ahora... Que de momento no deben tener sombra ni calor que los cobije…
Sin saber que no basta con haber aplacado la tormenta, ni hacer enmudecer al silencio, ni apagar el fuego en que te abrasas.
Esa única vez  descubres que tu senda debe ser estrecha, para caminar solo….
Descubres, incluso, que no ha de haber senda siquiera… Que lo adecuado, lo que tu vida te tiene reservado, es construirla, con las manos desnudas, con la voz desnuda, con el ansia desnuda y ahogada... 
Porque para eso quedaste anclado en un tiempo de vacío y soledad a manos llenas…
Porque para eso necesitaste tú solo, sólo tú, poner cada una de esas nuevas piedras que habían de hacer camino….
Porque para eso, una vez colocadas, una vez ensambladas con la voz de desierto que alguien dejó para ti, debiste examinarlas, una y mil veces, cien mil más…. hasta analizarlas, desmenuzarlas, desentrañarlas... hasta averiguar, lenta, inexorablemente, una vez más, donde asentar el pie para no caer y si caes… hacerlo sólo.




20 comentarios:

  1. De todo lo tuyo que he leído creo que es lo mejor que has escrito, sin vueltas,sin rodeos, sin circunloquios,sin adjetivos, directamente desde el alma desnuda . Gracias

    ResponderEliminar
  2. Me ha gustado mucho esta reflexión.
    Caer solo ... pero no estaría de más una mano amiga cerca para ayudarte a ponerte de nuevo en pie, no crees?
    Un beso,

    ResponderEliminar
  3. No puedo decir nada que pueda mejorar lo que has sido capaz de expresar en esas líneas, solo puedo.....admirar.

    ResponderEliminar
  4. Uf... He tenido que leerlo varias veces, y me has dejado sin palabras.... Es sencillamente perfecto!!!!
    Un beso,

    ResponderEliminar
  5. Si quieres, pásate por mi blog. Te he dejado un premio...
    Un beso,

    ResponderEliminar
  6. La ventaja de hacer el camino solo es que no hay a quién echarle culpas; las desventajas no hace falta que yo las enumere.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  7. Sinceramente... me has dejado impresionada. Me ha encantado y he de darte la enhorabuena por tu capacidad para expresar. No sólo no hay mejor manera de transformar los sentimientos en palabras, como tú has hecho, sino que, además, consigues que, al leerlo, lleguemos a estremecernos y sentir aquello que expresas. Eso no es fácil. Tienes una habilidad envidiable y admirable.
    Besets,
    Raquel

    ResponderEliminar
  8. Pablo, te mereces este y muchos más premio. Por tu manera de ser y expresarte. Eres todo ternura y sentimientos y estos son los que te ayudan a escribir como lo haces. A personas qu escriben como tu se merecen que les vaya muy bien en la vida.No se expresarme con palabras tan bonitas como tu, pero desde aqui te doy mi enhorabuena y te deseo todo lo mejor, que todos tus sueños se cumplan.Un abrazo. Susi

    ResponderEliminar
  9. Desnudos venimos,solos nos vamos,y aunque en compañia solos vivimos,estremece el alma el leerte ,
    cuanta verdad,
    saludos amigo.
    En tu soledad me sigue gustando ,aunque de vez en cuando,
    poderte hacer compañia.
    Besos,Ana.Anita....

    ResponderEliminar
  10. impresionante tu habilidad para poder expresar esos sentimientos en palabras,impresionante eres tu,si es dificil vivir cuando todo parece destruido,pero en la fuerza interior de cada uno sacas esa luz para tirar hacia adelante solo y acompañado,,pero casi siempre solo ,,porque nadie mejor que tu sabes de tus emociones y de lo que te ha costado tirar hacia delante.chapo RAMON..besos un placer leerte..

    ResponderEliminar
  11. Aunque parezca mentira...es una triste verdad, sólo nos necesitamos a nosotros mismos para seguir respirando.

    Si has aprendido...ya no es un fracaso, simplemente el libre albedrío, tenía otros planes.

    ResponderEliminar
  12. Triste, muy triste,no aprender, no vivir, no saltar a otra dimensión desconocida, aunque el vértigo y el mareo nos paralice. El fracaso está en no volver a darnos oportunidad de errar una y otra vez, una vida sin riesgos es una vida sin fracasos y sin vida!

    ResponderEliminar
  13. Eso es, solo pero consciente de la soledad de escuchar tus propios pasos, solo, pero sabiendo que tú eliges dónde, cómo y nadie se postulará como culpable de los errores cometidos, solo tú, solo yo, solo los que emprendemos el camino sabiendo de una soledad sin sorpresas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí Ana... Soledad sin sorpresas, sin cómplices... Sin culpas ajenas... Sólo uno mismo y su más íntima presencia...

      Eliminar
    2. Pero seguimos tropezando en ese camino. Y volvemos a levantarnos solos, dejando atrás la piedra que nos hizo crecer, que nos marcó aunque sea levemente, y de nuevo nos levantamos lo airosos que el momento nos permite, y seguimos, porque hay algo que no podemos dejar de ser ni creciendo, ser como somos.

      Eliminar
  14. Hay muchas manos... De diferentes formas, tamaños y tactos... Manos que te acompañaran toda una vida, otras que te crearan repulsión... Hay manos que pegan fuerte.
    Otras te empujan hacia delante con tacto y a veces en la necesidad, con un poco de aspereza.
    Manos pasajeras...
    Todos tenemos manos =).

    ResponderEliminar
  15. Hay que aprender a querer un cuerpo en ruinas, con cicatrices.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las cicatrices son huellas de una presencia ausente... La constatación de un tiempo y unos hechos, la marca de un pasado...

      Eliminar
  16. Triste y profundo. Realmente sabes tocar las teclas adecuadas y eso se agradece.
    Te he nominado a los premios Dardos. ;)
    ¡'Un saludo!
    http://losotroscuentos1000y1.blogspot.com.es/2014/08/premios-dardos.html

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Anna Por tus alabras y dedicación.
      Gracias,incluso, por la nominación que me temo -sé- es inmerecida...
      Pero sobre todo Gracias por el calor... TU calor...

      Eliminar