Páginas

21 de diciembre de 2010

SUEÑO



Moriría blandamente aupado en tu pecho
cubriéndome
con la inquieta sábana negra de tu melena
arracimada entre sonrisas
que la ausencia eclipsó en el tiempo…

Sucumbiría agazapado en tus labios
envolviéndome
en el embozo de lunas descolgadas
que abandonaste
en la penumbra desvelada de tu voz…

Apagaría la luz
de tus ojos de madera y miel
para no despertar
de este sueño de noches perseguidas,
de este vuelo de manos derramadas…
para no arrastrar la sed…
para no remolcar la voz
por este lienzo de versos lastimados…

Dormiría eternamente arrullado
en la cadencia de tu vientre de luz y noche,
encallando
en el tapiz de espinas tramadas
de esos besos perdidos
en el marfil eterno

de tu risa naufragada en el tiempo…

20 de diciembre de 2010

MAGIA

Hace tiempo niña, quizá demasiado, que tu nombre no sabe a mar, ni deja en el aire, revoloteando, el aroma de días y manos. Esas manos, las tuyas, que sirvieron para ceñir la luz, para enhebrarla a tu lado…

Hace tiempo, niña, que las olas perdieron su memoria… que olvidaron el camino que lleva desde el abismo al puerto de tu pecho, donde dibujé estelas para ti, donde abandoné aquellos besos…

Hace tiempo niña, quizá demasiado, que la marea confusa del alma sólo me devuelve el murmullo, el arrullo de las horas desiertas, vacías de magia. Esa magia, la tuya, donde inventabas para mí el viento, la tormenta que perlaba mis minutos, el torbellino, la paz, hasta los pliegues de tu cuerpo…

Hace tiempo, niña, que el mar se olvidó de ser mar para ser océano… que ya no quiere bañar las playas donde alojo mis abrazos, donde moran las caricias dormidas, el tesoro de tus dedos reposados…

Hace tiempo niña, quizá sí, que el olvido pronunció mi nombre y en cada una de sus letras, desmadejadas, tejió el silencio donde varar los restos de un naufragio… el del aire… el de las horas…. el de las olas perdidas… la magia ahogada de tus pasos…

Hace tiempo niña, quizá sí, quizá demasiado, empezó a dolerme el mar que no sabe a mar y quiso ser océano...

15 de diciembre de 2010

Amanece


Sale el sol con el sol a cuestas.... agotándose en cada paso.... arrastrando la luz.....

Respeto

Respeto el silencio.... la distancia, la barrera, la muralla en la voz.
Respeto la palabra interior, el recogimiento en la mirada y hasta el paso atrás....
Respeto la mano enfundada y el calor prevenido....
Respeto el enojo, la molestia.
Desnuda ante ti el alma, porque tu gesto lo pide, comprendo, aunque no sepa, aunque extraño…
Y respeto… a Ti, lo que eres...
Respeto Todo.

13 de diciembre de 2010

Verdad absoluta?

Nada es como es. Ninguna verdad, absoluta.
Ni tan siquiera aquello que creemos, con sinceridad, que es y que es así... aquello que vemos delante de nosotros, aquello que tocamos....aquello que vivimos, que es tan real como nosotros mismos.
Basta girar alrededor y la luz cambia y lo que se mostraba de una manera... de repente, muda, muta, se convierte en algo que es lo mismo y a la vez diferente, una percepción nueva de una misma y, aparentemente, unica realidad.
Y así, lo que creíamos único, sigue siendo único pero con una o varias o muchas perspectivas distintas.
Nada es lo que parece. Ninguna verdad, absoluta.
Ni tan siquiera aquello que creemos percibir, intuir o soñar. Ni tan siquiera aquello que sentimos y que sentimos dentro, estallando...
Basta girarnos a nosotros mismos, agitar nuestro interior, sacudirlo ahuyentando las telarañas que nos asustan y, de repente, la rabia más ciega, el desamparo más inaudito,  se convierten en la emoción más dulce que acariciar el alma pueda. 

1 de diciembre de 2010

LA LLAR

 
La angustia estallando
gangrenando las entrañas
de un mar
mecido por la voz
del adiós,
de la afilada eternidad
de una espera
sin piedad.

El fuego, la llar
donde se consumen los abrazos
muertos
las manos inciertas,
la mirada baldía
donde zozobran mis horas.

Sólo queda ceniza…
Ceniza
y la llama encendida
lacerante
que aventa mis ansias,
sumidas en el silencio,
ese mismo silencio
en que me abraso.