Páginas

1 de noviembre de 2010

DISTANCIA


Cúanta tristeza de horas de humo y ceniza,
abrazando,
encadenando el silencio
recién hilvanado
de nuestras voces prisioneras.

Cúanta esperanza ahogada,
perdida
en el regazo tardío
de la espera
de tu cuerpo acarambanado,
preludio fugaz
de tus ojos de arena y niebla.

Cúanta tristeza de horas marchitas,
aborto y penumbra de palabras
apenas pronunciadas,
apenas tejidas
en la urdimbre de una historia
desnuda y distante
como la orilla desnuda
de nuestras manos vacías.

1 comentario:

  1. Cuando la distancia no es el olvido...ES AMOR.

    ResponderEliminar