Páginas

1 de noviembre de 2010

DERROTA


He pensado demorarme…
anclarme a los ribazos del camino,
Quizás… quebrar la noche
en parvos pedazos,
emboscar tu nombre…quizás…
como se ocultan las sombras
en las sombras anónimas
de esta noche mil veces fragmentada.

Busco y busco
perfilando el alma entre los restos
dormidos
de aquel naufragio de siglos
que desfilaron como minutos,
azules como tu nombre
emboscado en el talle del silencio.

Y en cada presencia suya,
en cada ausencia tuya
encuentro los retales de un dios
desconocido,
procurando zarpazos
en medio de la derrota  más inaudita,
abatiéndose entre penumbras
de una noche que no es noche
sino mosaico
de almas vencidas
por el silencio
de un dios que no existe.

1 comentario:

  1. La derrota no existe en el corazón de un guerrero...

    ResponderEliminar